Internal Beeper


Ampliando más horizontes
abril 27, 2007, 11:42 pm
Filed under: Uncategorized

Como si fuera poco lo de las camisetas, acabo de empezar un nuevo proyecto, que es la colaboración con AnaitGames.

 Si no conoceis la página, no perdais tiempo y visitadla. Es sin duda un referente en los blogs de videojuegos, el mejor blog de videojuegos colectivo en español. Y no lo digo porque ahora sea un colaborador activo de dicho blog, sino porque mezclan las noticias diarias (gracias a tener una buena y completa plantilla de administradores) con las “features” o artículos de opinión, convirtiendola realmente en un blog, y no en un feed de noticias.

Además, en elegancia, no les gana nadie…

Anuncios


Probando cosas nuevas
abril 22, 2007, 10:07 pm
Filed under: Uncategorized

Expandiendo universos, profesionalizándose, o simplemente pasando un rato. Lo que cuenta es que he creado la primera tienda de camisetas de videojuegos del mundo. Bueno, quizás no del mundo, pero sí la primera que hago.

 Actualmente cuenta con sólo un producto, no he modificado el aspecto de la tienda respecto la plantilla inicial y ni siquierale he enlazado mi visa para que me paguen la parte del pastel. Pero ahí estaba yo, descubriendo que el Photoshop tiene unas cosas llamadas capas y otras llamadas transparencias, que los americanos trabajan en inches y que siempre, siempre, tienes que dar efectos de relieve a las letras.

 Y el resultado es este de la imagen de aquí abajo. No les diré que compren, ya habrá tiempo para eso. Pero, eso sí, regocíjense como mínimo del hecho que Internal Beeper ya tiene tienda.

126667248v3_240×240_front_color-black.jpg



360, garantía de calidad
abril 18, 2007, 10:24 pm
Filed under: Uncategorized

Salió hace unos días la noticia que era cercano al 50% la cantidad de Xbox 360 que habían tenido que ser reparadas alguna vez. Aunque, claro, las estadísticas las carga el demonio, por lo que no me lo tomé demasiado en serio.

 Pero, a raiz de la noticia, en Anaitgames hicieron una encuesta sobre a cuanta gente se le había estropeado la 360, entre los lectores habituales de la página. Y salió una cifra astronómica. Un 40 por ciento de usuarios se le había estropeado la 360 alguna vez y, a la mitad de ellos (un 20%), más de una.

 No tenía ni idea que había un número tan grande de consolas defectuosas. Vale, al principio de toda generación siempre hay problemas con las consolas, pero… un 40%? No me parece recordar ningún aparato electrónico (excepto descontando aparatos de tiendas de todo a cien) que tenga un ratio de defectos tan elevado. Y, a fin de cuentas, en año y medio de vida.

Es algo que, aparte de las enormes pérdidas que debe estar acarreando a Microsoft, puede condicionar la vida de la 360 a medio-largo plazo. Porque, sí, ahora todo el mundo goza de una garantía (en Europa es de dos años, y en USA Microsoft alargó la garantía a un tiempo similar), pero… ¿que pasará cuando empiecen a fallar, en un ratio parecido, las consolas que ya no estén en garantía?

Otra cosa realmente preocupante es que no parece ser sólo el hardware, el gran defectuoso, sino que al parecer, el firmware tiene una cantidad de agujeros que hace que hasta un parche via software para arreglar los mandos defectuosos del Guitar Hero, pueden potencialmente estropear las 360. Y eso con consolas completamente intactas, sin chips ni añadidos que pudieran afectar la estabilidad.

Y tengo que reconocer que incluso me había planteado la posibilidad de acabar con una de estas consolas, pero, francamente, si algo busco en una consola es no tener que preocuparme por este tipo de cosas. Nunca se me ha roto una consola (y llevo varios años ya y un número nada despreciable de consolas), y me parece increible la normalidad con el que la gente dice “sólo se me ha estropeado una”, o “se me colgaba al jugar, pero desde hace unos días parece que vuelve a ir bien”.

Hemos llegado a un punto en que los usuarios de 360 que no han tenido ningún problema con su consola se declaran afortunados, o con el miedo en el cuerpo cada vez que la encienden. Y Microsoft, callada al respecto. Eso sí, después no les falta morro para afirmar que quieren que los mapas adicionales de Gears of Wars sean de pago…



El Casual (I)
abril 17, 2007, 1:53 am
Filed under: Uncategorized

Es el nombre con el que se llama al jugador ocasional. Una especie de separación (bastante estúpida, por cierto) entre aquellos que conocen ampliamente el mundo de los videojuegos, que prueban distintos géneros, que son capaces de navegar entre los vaivenes de las modas, que conocen los productos pasados, presentes y futuros de gran número de compañías, que dedican a veces más horas a leer y escribir sobre videojuegos (los hardcore) y los que simplemente juegan para divertirse un rato, con juegos que conocen, secuelas de juegos que conocen, o lo que se publicita.

Esta separación hace aguas por todos los lados, la verdad sea dicha. Si alguien juega a todos los simuladores de vuelo del mercado, conoce los pros y contras de cada uno, se compra un joystiq de 20 botones y es capaz de escribir 50 páginas con estrategias de vuelo para uno de estos juegos, es sin duda un hardcore. Lo mismo, aplicado a los juegos de deportes, o de futbol, es sin duda un casual.

Otro ejemplo claro está en el Guitar Hero. Un juego para hardcores, sin duda. Nada que ver con el Singstar. Al menos hasta que el Guitar Hero II ha entrado en el mercado, haciendo furor entre los “casuals” y las fronteras se han hecho más difusas.

Cada consola tiene sus propios casuals, que son distintos para cada uno. Para la DS, un casual es alguien que juega al Brain Training. Un hardcore es quien juega al Phoenix Wright, o al Elite Beat Agent (aunque un auténtico hardcore afirmará que es mucho mejor la versión japonesa de este último, Osu! Tatakae! Ouendan!).  Para la PSP, un casual es alguien que juega al Pro Evolution Soccer (también versión PS2) o a algún GTA. Un hardcore es alguien que juega al Valkirie Profile, el Tales of Eternia o al Metal Gear Acid. Y podemos extender eso para cualquier consola de sobremesa.

 En realidad, el concepto casual proviene del amor-odio que tienen los hardcore (o los jugones de toda la vida) a que su afición se normalice. Por una parte, todos queremos que los videojuegos sean considerados un arte más, que se acaben las noticias de A3 de videojuegos que convierten a la gente en psicópatas… pero por la otra parte, no estamos dispuestos a aceptar que haya una mayoría de gente que disfrute de nuestra afición. Dejaríamos de ser especiales.

 Es el concepto “Metallica no es Heavy Metal porque se han vendido y ahora son nº1 en la MTV”, pero en el mundo de los videojuegos. Lo que demuestra que a veces podemos ser todos unos auténticos capullos sin la menor capacidad de autocrítica.

Nos interesa separar a estos grupos, porque así podemos decir, continuando el símil anterior, que los casuals son como los aficionados al pop. Que no tienen criterio. Que se tragan lo que les venden, aunque sea el mismo juego que el año pasado con un par de cambios. Que existe una gran masa social que, vale, determina las ventas, y las compañías que tienen éxito o fracasan… pero nosotros estamos muy por encima de ellos, al menos moralmente, porque estamos por encima de las modas, de las ventas, y sólo nos guiamos por la calidad.

Y eso nos va de muerte para tirarnos la etiqueta “casual”, como si fuera un apestado, entre nosotros. La Wii es para casuals, ya que todos los juegos son para todos los públicos y tienen un tiempo de aprendizaje de 30 segundos. La PS2 está llena de casuals, que juegan al Pro Evolution de turno, al GTA de turno y, lo que es peor, al Final Fantasy de turno, que es casual pero tiene un pase porque también agrada a los “hardcore”. Eso sí, los hardcore te dirán que los mejores Final Fantasy son los antiguos, para distanciarse de los fans “casuals” de la saga. Si tuviéramos que reemprender el símil anterior, Final Fantasy es, probablemente, Metallica, y el Final Fantasy VII es el Black Album.

No voy a decir yo que no exista diferencias entre jugadores. O que no exista una gran masa que compra los títulos más comerciales y otra que compra (o piratea) una mayor variedad de títulos. Pero la frontera no es tan, tan obvia como queremos creer. Hay “casuals” de los RPG, y hay “hardcores” que juegan sólo a los juegos más vendidos. En realidad, lo único que determina la diferencia entre un “casual” y un “hardcore” es que el primero se pasa más horas jugando que leyendo, escribiendo o informándose sobre los videojuegos. Y eso no es, necesariamente, un demérito para los casuals.



Historia de los CRPG
abril 13, 2007, 10:52 pm
Filed under: Curiosidades de la Red, Historia de los CRPG

Quizás algunos de vosotros no conoceis Gamasutra. Esta web es, probablemente, la web profesional de videojuegos por excelencia. No es una página de noticias y rumorología, como podría ser Joystiq o Kotaku (o nuestros compatriotas de AnaitGames), sino una página donde se reunen desarrolladores, game designers, productores y, en definitiva, no los que juegan a juegos sino los que hacen juegos.

 Ni que decir tiene que esta página tiene artículos interesantísimos, aunque muchas veces más orientados a especialistas del sector, más que al gran público.

 Pero tengo que recomendaros especialmente unos artículos sobre los CRPG, es decir, los RPG de ordenador, mostrando su historia desde sus primeros inicios (que van mucho más atrás del Akalabeth, que es lo que muchos creíamos) hasta el año 2004.

Así pues, tres artículos de calidad. La Historia de los CRPG:

– Parte 1: Inicios (1980 – 1983)

– Parte 2: Edad Dorada (1985 – 1993)

– Parte 3: Edad de Platino y Época Moderna (1994 – 2004)



Test Drive Unlimited
abril 11, 2007, 11:48 pm
Filed under: Juegos

Honolulu. 100 km de punta a punta, más de 1500 km totales de carreteras. Así es como empieza el Test Drive Unlimited. Solos en una isla descomunal, completamente abierta y sin cargas, que supera, con mucho, el escenario de cualquier GTA, sandbox o juego de coches.

El objetivo, ganar dinero para comprar coches. Y casas con amplios garajes para esos coches. Y para ganar dinero, nada mejor que hacer carreras. Y para hacer carreras, nada mejor que mejores coches. Y así hasta… ¿cuando? No lo sé. Y no me importa.

Test Drive Unlimited se mantiene en ese glamuroso ambiente que hizo mítico el primer juego de la saga. Lo que importan son los coches. Ni tunings, ni nitros, ni takeouts. Simple y puro coche contra coche. Audi contra Lotus. Aston Martin contra Mercedes.

En todo momento tenemos abiertas decenas de posibles carreras y, para ir hacia ellas, nada mejor que utilizar el GPS que nos irá indicando, tanto en el minimapa como con instrucciones de voz imitando los GPS reales, el camino más próximo al destino deseado. Una vez ahí, típicas carreras de cuatro coches (a recorrido o por vueltas), contrarreloj o un modo de “vence al radar” donde deberemos pasar por los radares de carretera a tanta velocidad como sea posible. Al principio ni siquiera tendremos nuestro propio coche, sino que alquilaremos uno para ganar nuestra primera carrera (también se pueden alquilar coches de lujo a un módico precio, simplemente para disfrutarlos o para pasarnos esa carrera que se nos resiste). Posteriormente iremos descubriendo decenas de concesionarios donde comprar coches de casi todas las marcas existentes, desde los míticos Lamborginis, hasta los más corrientes Nissan o Fords.

 Aunque las carreras son sólo un complemento. Una forma de ganar dinero y, en algunas, coches. Lo importante son los clubs. Existen clubs de todo lo que uno se pueda imaginar. Clubs de marcas específicas, clubs de descapotables, de nacionalidades, de coches de carreras, de coches con alguna particularidad mecánica, de coches clásicos o incluso de modelos específicos. Para entrar en ellos, evidentemente, necesitaremos disponer de un vehículo que se corresponda con las exigencias del club. Y, a poder ser, un buen coche, para poder competir en duelos contra los demás miembros del club (6 o 7) y así declararse presidente del club (y de paso conseguir algún beneficio, como un coche nuevo o un “vale” para mejorar las especificaciones de algún vehículo existente).

Y ahí es donde entra el coleccionismo de coches. No sólo para poder entrar en nuevos clubs selectos, sino para mejorar las posibilidades de ganar las carreras de los clubs ya existentes. De nada nos sirve, a diferencia de en otros juegos, tener un gran coche. Haber ahorrado para un Ascari KZ1 no sirve de nada cuando quieres conquistar el club de coches americanos.

Pero vamos al meollo. Las carreras. Por lo que ya he comentado, es muy normal tener que enfrentarse a coches mucho más rápidos que el tuyo, aún muy avanzado en el juego, mientras que otras veces dará la casualidad que tienes un coche muchísimo más rápido que el resto. Afortunadamente, cada una de las carreras, excepto en los duelos de los clubs, puedes establecer, de forma individual, la dificultad (mayor dificultad, mayor premio económico), por lo que, unido a la gran cantidad de carreras abiertas simultáneamente, nunca se produce la sensación, como en otros juegos de carreras, que no puedes avanzar. Y una vez dentro, pura y llanamente carrera de coches con checkpoints. Ni turbos ni leches. Simple y llanamente tu coche contra el asfalto. Por lo que gran parte de la carrera se resume a escoger adecuadamente, de entre tu catálogo, el coche adecuado. Aceleración, velocidad, manejo o frenada, o incluso el peso para la inercia en los derrapes, son cosas a valorar en cada circuito de forma independiente. A partir de ahí, todo se resume en frenar menos que tus adversarios en las curvas.

 La mayor baza del Unlimited reside precisamente en eso. En su sencillez y en su libertad. Coches sin añadidos, pero a grandes cantidades.



Finalizando la mudanza
abril 11, 2007, 10:19 pm
Filed under: Uncategorized

Dicho y hecho. He conseguido recuperar todos los posts. Bendita opción de import. Ahora que ya he llenado las estanterías, tan sólo hace falta colgar los cuadros, poner una nueva y mejorada sección de enlaces, y continuamos como siempre, pero mejor.