Internal Beeper


Goody y Livingstone, Supongo
enero 25, 2005, 4:05 am
Filed under: Oldies PC

Opera seguramente será siempre recordada por la Abadía del Crimen, pero sus mejores juegos en el ámbito del arcade fueron el Goody y el Livingstone Supongo.

Ambos juegos eran arcades laterales multipantallas. El sistema era muy parecido, el tamaño del salto dependía del tiempo que se llevaba corriendo y, a diferencia de los arcades de otras compañías, los personajes eran pequeños y el movimiento, rápido y ágil (para hacernos una idea, era un tipo de movimiento muy similar al de los SuperMario), a diferencia de, por ejemplo, Dinamic, que con personajes más grandes y un movimiento mucho más pesado, tenía que basar toda su acción en el disparo.

Pero el Goody y el Livingstone tenían muchos más parecidos. En ambos se debían recorrer todas las pantallas buscando algunos objetos concretos para abrir la típica “puerta final”. Y ambos tenían un final, aunque divertido, bastante decepcionante para el personaje.

Goody

El juego ocurría en Madrid. Goody, un ladrón, tenía como objetivo robar el Banco de España. Para conseguirlo, tenía un saco lleno de ladrillos (que podías disparar, dependiendo de la fuerza, a distintos ángulos) y una escalera portatil. La escalera servía para subir muros y, en definitiva, obstáculos mayores que la capacidad de salto. Eso sí, uno debía recoger la escalera una vez subido al muro, o de caso contrario la perdería.

goody_2.jpg
No será una escalera muy portatil, pero eso sí, robusta y segura como pocas

El objetivo era conseguir unos veinte dígitos, que formaban en conjunto la combinación de la caja fuerte. Que estaban repartidos por todo el mapeado, desde las alcantarillas hasta lugares emblemáticos de Madrid como el Parque del Retiro. Por si no fuera suficiente, había ciertas puertas en el banco que sólo se podían abrir con un objeto específico (taladrador, destornillador, etc) que debían comprarse en una tienda. Y como tan solo podíamos llevar 4 de estos objetos, debíamos volver un par de veces a la tienda a cambiar los objetos. Afortunadamente, el sistema de Metro permitía recorrer la mayoría del mapa de forma rápida. Los enemigos, desde ratas a policías, pasando por mujeres de la limpieza o albañiles (que tiraban suciedad o cemento). Incluso en el banco, los trabajadores nos tiraban barras de oro. Además, Goody debía calmar su sed de tanto en tanto tomándose alguna cervecita, que podíamos encontrar por el mapa.

goody_3.jpg
Que me persiga la policía, vale, pero que la luna me escupa, ya es pasarse…

Al final del juego (y lo puedo testificar porque me lo pasé) llegábamos a la caja fuerte y, tras abrirla, nos encontrábamos simplemente con un papel diciendo que el banco se había declarado en bancarrota.

Livingstone Supongo

Selva amazónica. La gran novedad del juego es que teníamos 4 armas distintas, un cuchillo, un boomerang (útil para accionar palancas), granadas y una pértiga que nos permitía llegar a plataformas elevadas. Como en el Goody, el tiempo que apretábamos el espacio determinaba la fuerza (y por tanto el ángulo) del arma.

Buscando al explorador Livingstone, debíamos primero encontrar 5 gemas, para pasar por la puerta de un templo de una diosa al estilo Kali. Lo que en el Goody unía el sistema de Metro, en el Livingstone lo hacía el río, por cuyas cascadas se podía bajar encima de un tronco, accediendo a puntos alejados del mapa rápidamente. También lo de las necesidades se trataba igual que en el Goody, pero en vez de cervecillas, teníamos que conseguir comida y agua.

livingstone.jpg
No, esto no es el Donkey Kong, las lianas son de atrezzo, el botijo, en cambio, no es de atrezzo

Como enemigos, es bastante obvio, animales salvajes, incluyendo plantas carníboras (que no podían matarse). Había un enemigo bastante cabrón, una ágila que, de tocarte, te cogía y te llevaba directamente a su nido, cerca del inicio del juego.

Tres cuartas partes del juego se destinaban a la búsqueda de las gemas. La última parte, el templo, que contaba con dos grandes putadas por parte de los diseñadores. Una era un pozo, que debíamos saltar con la potencia justa de pértiga. Demasiada poca fuerza y caíamos. Demasiada y chocábamos contra el techo, y caíamos igualmente. De caer por el pozo, perdíamos todas las vidas (el pozo estaba lleno de agua), ya que cuando moríamos, volvíamos a aparecer en el principio de la pantalla actual, tal y como habíamos entrado. La segunda putada era el ágila, que hacía su aparición final precisamente una pantalla antes del fin del juego. Si fallábamos el tiro de boomerang, nos agarraba y volvíamos al principio.

livingstone2.jpg
La primera gema a conseguir, por cierto, está precisamente en el nido

Entonces, llegábamos al final del juego, encontrándonos con un occidental fumando en pipa. Nuestro protagonista decía las míticas palabras “Livingstone, supongo”, pero el individuo nos respondía, simplemente “No”. También por experiencia propia.

Dichos juegos tenían fama de ser dificilísimos. Aunque, francamente, en comparación con los plataformeros Phantomas o Abu Simbel, los de Opera eran un camino de rosas. ¿Alguien más de por aquí consiguió pasárselos?

Anuncios

9 comentarios so far
Deja un comentario

Buf! que recuerdos el Goody!

Recuerdo que el banco era difícil de cojones, con todo esos tipos lanzándote aviones de papel… creo recordar que llegué a la caja fuerte alguna vez, pero no tenía todos los números…
ése y el digger fueron mis educadores infantiles ;p

Comentario por Jake

snif.. que recuerdos..
pedazo de juegos.. no entiendo como los recuerdas con tanto detalle pero me mola mazo tu nuevo estilo de blog.

Animo!

Comentario por Roge

El Goody era una copia del Phantomas de spectrum.

Y, por cierto, queremos un monográfico del Freddy Hardest YA.

Y un homenaje a la primera edición de micromanía.

Comentario por Somófrates

No, hombre, no… el Goody, del Phantomas solo tiene parte del argumento.

El Phantomas es claramente de la escuela del Jet Set Willy o Manic Miner. Imposibilidad de matar nada, calcular el salto con un píxel de márgen…

El Goody o el Livingstone eran tan arcades como plataformeros.

Por cierto, el especial del Freddy Hardest caerá, vaya si caerá (y su versión “in Manhattan”, un calco del Vigilante)… y quizás lo acompañe del Capitán Sevilla, otro gran mandibulero.

Comentario por DonDepre

Alguien se acuerda del Spherical? Me parece que soy la única persona que estuvo enganchado a ese juego, nadie lo recuerda…

Comentario por anakinet

Madre santísma, de qué año era el Goody?
Espero que de hace un puñao, porque me acuerdo de tirarme horas y horas…en la primera pantalla porque nunca supe como funcionar con él 😛

Comentario por Anukahn

Del 88, si no me equivoco. Quizás (sólo quizás) intentaré poner una ficha técnica de cada “Oldie” que recuerde.

Comentario por DonDepre

Jó, cada vez que me paso por este blog me siento casi tan viejo como Fraga.

¡Ágila, ágila, ágila Amstel! ¡Uuuuuhhhh!

Comentario por Logan-X

Mi hermano y yo logramos llegar a la última pantalla del Livingston (la del pozo y el águila). Lo recuerdo como si fuera ayer, fallamos con el boomerang y el águila nos pilló, volvimos al principio y mi hermano le dio un puñetado al teclado del ordenador que a día de hoy deben haber teclas dando vueltas por el aire, llegando a la estratosfera y liberando su velocidad de fuga. Un gran puñetazo, siseñor.

Curiosamente el Msx siguió funcionando muchos años mas.

Un saludo.

Comentario por Fallen Angel




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: